7.5.21

Aquel mundo, mientras estudiábamos.

Me puse en Movistar con el documental sobre el Madriz de Lorenzo Sanz. 



Es curioso como vivíamos aquel mundo, durante la Carrera, como el culmen de la modernidad, y ahora lo ves, ves esa estética, y quedas asombrado. Y no solo la estética, oyes ahora las declaraciones y ves la cantidad de cartón que había detrás de toda aquella purpurina. Sanz, un hombre hecho a sí mismo y que murió de Covid al inicio de la pandemia, en la soledad de aquellos días, es una metáfora de un mudo, de un fútbol que se ha transformado a una velocidad vertiginosa. 

Un buen ejercicio de nostalgia, para pata negras del fútbol, como mi hermanu Hornuez 

6.5.21

Burgos como proceso

Hablando de ETA, me puse con un podcast de la gente de Extremo Centro sobre el Proceso de Burgos. Interesante por el nivel de los invitados, Teo Uriarte, Gaizka Fernández y Abel García. Me carga el presentador, la verdad, todo el rato con tactos como si estuviera en el bar. Interesante esa reflexión de que "al país más católico del mundo le sentó mal la modernidad"



Para ponérselo de fondo

5.5.21

Lo de ayer...

Es un error abandonar el centro y competir por la marginalidad en términos de votos. Es verdad que te ganas el aplauso de los bachilleres, de los marañas o de las Pardo, pero es un error. Ahí no están los votantes.

Y Madrid se va, claro que se va... Lo explicaba con su maestría habitual Arcadi el domingo en El Mundo: "la emergencia de Madrid como capital global era la novedad geopolítica más profunda de la democracia. Cada año de estos últimos veinte años Madrid se ha hecho más ciudad y el resto de España más aldea."

4.5.21

Cine y series

Acabamos la ley de Coomey, magnífico de nuevo Jeff Daniels, como en The Looming tower. Un actor que se come la pantalla. La (mini)serie está bien, pero el guion me recuerda al Sorkin de las primeras temporadas del Ala oeste: buenos sin matices contra malos sin matices:


Nos pusimos también con la Operación final; la captura de Eichmann en Buenos Aires y su posterior traslado a Israel para ser juzgado por sus crímenes. Un acercamiento al comando que ejecutó la acción y un brillante recuerdo de lo que supuso para aquellas gentes que, apenas quince años antes, habían visto a sus familiares ser ejecutados por los nazis. En Netflix 



Aprovechando un hueco de silencio y soledad, me vi en filmin -parezco el vicelehendakari Iglesias, tanto cine y tanta tele- con la Nación muerta, cine rumano. Magnífica.




3.5.21

¿Dónde está la inflación?

Esto que sacaba Moisés Naim el otro día en El País y que yo llevo meses preguntándome. ¿Dónde esta la inflación ante el dineral que fluye? Admito respuestas.

2.5.21

Series

Voy viendo a salto de mata la de  ETA el desafío. El horror de aquel mundo. Está muy bien hecha, y es maravillosa que la vea el planeta. Los paletos que salen de aquel mundo, como el tal Alcalde -un gañán de Portugalete- ,definen bien el nivel mínimo de aquella izquierda extrema y ultranacionalista que tantas familias destrozó con una crueldad que sigue asombrando tantos años después. Un must. 


Terminamos El joven papa. Muy Sorrentino, la verdad, en lo bueno y en lo malo. Un deleite estético y una reflexión profunda, dura y hermosa sobre la infancia y el afecto, sin obviar los temas más oscuro de la Iglesia. La rematamos y empezamos ahora El nuevo papa, con el siempre fascinante y viejo croata Malcovic.  




1.5.21

A vueltas con lo intangible

Muy interesante la entrevista que le hacían a Juan Costa en Actualidad Económica. A vueltas con la obsesión por medir lo que no se puede medir, porque vamos a un mundo cada vez más cualitativo. Y es que "nuestro estrecho concepto de valor se circunscribe a lo monetizable, a lo financiero, a lo que incluimos en el activo de nuestros balances: naves, muebles, máquinas, existencias. Hasta bien entrado el siglo XX, ese criterio reflejaba razonablemente el patrimonio de una compañía. "En 1975", dice Costa, "el 83% de la cotización de las empresas del S&P 500 estaba soportado por activos tangibles". Los intangibles apenas suponían el 17%. Hoy alcanzan el 84%. La globalización ha alumbrado un capitalismo sin capital